13/11/2010

DESARROLLO DEL LENGUAJE DEL NIÑO DE 8 A 10 AÑOS (ETAPA ESCOLAR)

I.- DESARROLLO INTELECTUAL

Desarrollo Cognitivo
A partir de los 8 años se sigue produciendo un cambio cualitativo, muy marcado, que va desde un pensamiento prelógico a uno lógico, donde el niño ya es capaz de razonar frente a diversas situaciones.

Los estudios del desarrollo cognitivo de J. Piaget, describen que este es un período en que se desarrolla la capacidad del niño de pensar, en forma concreta; el desarrollo alcanzado también le permite una flexibilidad del pensamiento, manifestada por la posibilidad de que las operaciones mentales sean reversibles, lo que facilita, por ejemplo, el aprendizaje de las matemáticas.

En este período el pensamiento es lógico, y la percepción de la realidad es objetiva, por ello es concreto. Puede fijar su atención en aspectos de la realidad que son predecibles, lo que le ofrece estabilidad, aumentando su capacidad de aprender. Podrá fijar su atención para obtener información, descubrir y conocer el mundo que le rodea.

La relación que establece con su entorno y el grado de madurez alcanzado le permiten ampliación del sentido de sí mismo como entidad separada, como ser activo y pensante con relación a otro. Dejan atrás el egocentrismo de la etapa anterior. Estos procesos se van afianzando durante los años escolares, permitiendo que el niño logre comprender los principios de:

º Conservación, es decir comprende que un elemento no pierde su esencia aunque cambie su condición física.

° Reversibilidad, es capaz de comprender que cada uno de los elementos de un grupo hay un elemento y solo uno llamado inverso, que cuando es cambiado por el primero da como resultado el elemento de identidad. Esto les permite entender procesos matemáticos por ejemplo es lo mismo 2+3 que 3+2, etc.

° Clasificación, Puede agrupar los objetos según sus diferentes características, color, forma, tamaño.

Moral Autónoma y Heterónoma
Piaget señala que hay dos etapas en el desarrollo moral de los niños: la etapa de la moral heterónoma y la etapa de la moral autónoma. En la etapa heterónoma, el niño basa su juicio moral en un respeto unilateral a la autoridad. El niño es incapaz de ponerse en el lugar de otra persona. En la etapa autónoma o de equidad y de cooperación, el niño basa su juicio moral en la reciprocidad.

Para el desarrollo hacia la autonomía, es absolutamente indispensable la relación del niño con sus padres. No se desarrolla si solo se relaciona con quién represente, para él, la autoridad.

La aparición del juicio moral está relacionada con el desarrollo del pensamiento operacional, los sentimientos superiores y la desaparición del egocentrismo. Según Piaget, los pequeños deciden que tan inadecuado es un acto por sus consecuencias, por ejemplo, se le debe dar más el castigo a quién rompió 12 tazas por casualidad, que al que rompió 1 por sacar una galleta.

Lenguaje
En los primeros años de la edad escolar, los niños deben ser capaces de usar, de forma coherente, oraciones simples y estructuralmente correctas, con un promedio de entre 5 y 7 palabras. A medida que el niño progresa y asciende de grado, la sintaxis y la pronunciación llegan a ser normales y se incrementa el uso de oraciones más complejas.

Las deficiencias en la audición y la inteligencia, las cuales pueden tener un impacto negativo en el desarrollo del lenguaje, suelen evidenciarse por un retraso del lenguaje en edades más tempranas. Los otros dos factores que pueden afectar la adquisición del lenguaje durante los años de edad escolar son la necesidad de comunicarse y el grado de estimulación.

El lenguaje expresivo es importante para evitar que el niño se sienta fastidiado tanto emocional como socialmente. Los niños que son incapaces de expresarse de forma adecuada tienden a presentar comportamientos agresivos o rabietas.

Las habilidades del lenguaje receptivo, necesario para entender instrucciones largas o complicadas, tienden a desarrollarse junto con las habilidades expresivas. Un niño de 6 años puede seguir 3 instrucciones consecutivas. Para cuando cumple los 10 años, la mayoría de los niños pueden seguir 5 instrucciones consecutivas. Los niños con déficit del lenguaje receptivo pueden tratar de cubrirlo volviéndose contestatarios o haciendo payasadas para no exponerse a un potencial ridículo al pedir que les expliquen las instrucciones.


II. ÁREA EMOCIONAL

1. Etapa "Industriosidad v/s inferioridad" (Erikson)
Esta etapa según este autor, es de relativa calma emocional, pues los niños pueden asistir a sus labores escolares y aprenden las habilidades requeridas por su cultura. La crisis de los niños en esta etapa se relaciona al hecho de resolver la capacidad para el trabajo productivo. Por ejemplo, los niños de países occidentales aprenden a contar, leer y escribir números. Así, la virtud que desarrollan con éxito en esta etapa es la competencia, es decir, percibirse a sí mismo como capaces de dominar y completar tareas. Cuando los niños comparan sus propias habilidades con las de sus compañeros, se forman una idea de lo que son ellos. Erikson cree que si se desarrolla excesivamente la industriosidad en desmedro de la inferioridad, desarrollarán un exceso de seguridad de sus capacidades, una especie de "pedantería", sin reconocer aquellos aspectos que posee menos desarrollados, por lo que difícilmente tolerará las críticas, lo que finalmente le impedirá desarrollar todo lo que aún le falta por aprender. Por el contrario, si la inferioridad prima por sobre la industriosidad, el niño no tendrá seguridad en lo que puede lograr hacer, considerará que no tiene capacidades para hacer las cosas. Se mirará "en menos" y se valorará siempre por debajo de su potencial real, es decir, se sentirá incapaz de llevar a cabo actividades, siendo que objetivamente sí las podría hacer sin dificultades.

En ambos casos, hay una obstaculización del desarrollo normal, pues en los dos hay una incapacidad de reconocer sus reales capacidades y limitaciones, pero en el primer caso (exceso de industriosidad), el niño podría lograr desarrollar capacidades dado que se siente en condiciones de resolver todos los desafíos que se le presentan, aunque claro, sin considerar el punto de vista de los otros. En el segundo caso (excesiva inferioridad), el niño se inhibiría, sintiéndose incapaz de desarrollar sus capacidades, no logrando realizar nada.

Período de "Latencia" (Freud)
Esta etapa Freud la describe como de relativa calma sexual, comparada a la turbulencia de la primera infancia y la tempestad de la adolescencia (próximo período). Ya se ha resuelto el Complejo de Edipo, los niños han adoptado los roles característicos de su sexo, tienen estructurado definitivamente el Super Yo, por lo que hay una inhibición sexual, orientándose así a una vida social más amplia, aprendiendo a comportarse en sociedad y conociéndose más a sí mismos. Por lo tanto, esta etapa, según Freud se caracterizaría por una asexualidad (falta de interés en el sexo). Sin embargo, otros autores señalan que esta calma sexual se debería a que la sociedad desaprueba este excesivo interés en este aspecto (sexual), persistiendo en los niños interés en juegos de este tipo, como asimismo intención de conocerlo más. Debemos tener presente que si la sociedad reprime el excesivo interés de los niños en lo sexual, estos, debieran tener presente este hecho y mantener controlado este interés. Si en el niño esto no ocurre, se puede suponer que habría un problema.

Desarrollo Emocional.
El Autoconcepto,
Las expectativas de autoeficacia caen dentro de lo que, en general, puede denominarse el concepto de sí mismo o autoconcepto. Esta denominación, en realidad, es una abreviatura para un conjunto bastante amplio de representaciones mentales, que incluyen imágenes y juicios y no sólo conceptos, que el individuo tiene acerca de sí mismo y que engloban sus distintos aspectos corporales, psicológicos, sociales y morales. El autoconcepto comporta juicios descriptivos sobre uno mismo y también juicios evaluativos de autovaloración.

Estos últimos componen la autoestima, a menudo confundida con el autoconcepto y, en realidad, una parte de él. Autoconcepto y autoestima pueden referirse, por lo demás, a la propia persona como un todo, a la representación global que se tiene de sí mismo, o también a aptitudes y características particulares referidas, por ejemplo, a la propia capacidad intelectual, a la habilidad en ciertos deportes, o al éxito con personas de otro sexo. En general, el autoconcepto es autoconocimiento y engloba operaciones y esquemas cognitivos: autopercepciones, juicios descriptivos y evaluativos, memoria autobiográfica, etc.

La Autoestima, Permite una relación positiva con los demás. Así de este modo hacemos que se quiera y acepte a si mismo, esta es la base para relacionarse con los demás y para tener más amigos.

La autoestima garantiza el futuro de la persona. Crecen sus aspiraciones de ser mejor cada día, no va conformarse con lo que tiene.

La autoestima constituye el centro de la personalidad. En el proceso de formación le va a determinar su comportamiento de la adultez así tendrá éxito o fracaso en la vida.

La autoestima puede ser baja o alta; Se siente solo.....Se cree poca cosa o inferior que los demás......Es muy pasivo, espera que las cosas sucedan.....Tiene temor a enfrentar cualquier situación......Viven aislados del grupo.... Un Niño con Alta Autoestima: Muy activo, lleno de energía y entusiasmo para hacer las cosas......Se tiene confianza en lo que se hace....Se quiere a si mismo.....Es alegre y feliz......Buscan el éxito....Resuelve problemas....." ¿Cómo se forma la autoestima? Se forma desde que nacemos a través de las relaciones que tenemos con las personas que nos rodean; mediante la aprobación o desaprobación de nuestra forma de ser.

III. ÁREA COGNITIVA

1. Pensamiento
En este período del ciclo vital, los niños se encuentran en la etapa de las operaciones concretas (Piaget), en la cual, por primera vez, los niños son capaces de pensar en forma lógica. Pese a ello, las actividades mentales que llevan a cabo están vinculadas a objetos y situaciones concretas (que ven y tocan), es decir, no pueden hacer abstracciones.

Si bien la capacidad de simbolizar estaba presente desde la etapa anterior, en este período esta capacidad aumenta.

Es importante también señalar que si bien en esta etapa el niño continúa teniendo aspectos de egocentrismo, éste disminuye bastante.

En forma general, sus características principales son:

- El reconocimiento de la estabilidad lógica del mundo físico.

- El darse cuenta de que los elementos pueden ser cambiados o transformados y, aún así, conservar muchos de sus rasgos originales.

- La comprensión de que dichos cambios pueden ser revertidos.

Estas características están presentes en los distintos logros que adquiere el escolar y que veremos a continuación:

a) Conservación
Es la habilidad de reconocer que dos cantidades iguales de materia permanecen iguales (en sustancia, peso, volumen y área) hasta que nada sea añadido o quitado. En otras palabras, son capaces de descentrarse.

La capacidad de un niño para resolver problemas de conservación va a depender de la comprensión de tres aspectos: identidad, compensación y reversibilidad.

- Identidad: El niño sabe que si nada se agrega y nada se elimina el material sigue siendo el mismo.
- Compensación: Sabe que un cambio aparente en una dirección puede ser compensado por uno en otra, es decir, si el líquido alcanza un nivel más alto en el vaso, éste debe ser más estrecho.

- Reversibilidad: Es capaz de anular mentalmente el cambio realizado.

La conservación de sustancia, peso y volumen, no se adquieren de forma simultanea. La conservación de volumen se adquiere aproximadamente entre los 6 y 7 años. La conservación de sustancia y peso también entre los 6 y 7 años y la conservación de área se adquieren entre los 8 y 10 años.

b) Clasificación
Se define como la capacidad de agrupar los objetos en categorías. Este logro depende de la capacidad del niño de concentrar la atención en una sola característica de los objetos de un conjunto y agruparlos de acuerdo con ella.

La clasificación más avanzada en esta etapa comprende el reconocimiento de que una clase puede estar incluida en otra (ejemplo: una ciudad puede estar localizada en un estado o provincia y también en determinado país). Cuando los niños adquieren esta forma avanzada de clasificación quedan fascinados con direcciones "completas"; ejemplo, "Lota 500, providencia, Santiago, Chile, América del sur, hemisferio sur, Tierra, sistema solar, vía Láctea, Universo".

La clasificación también está ligada con la reversibilidad (revertir mentalmente un proceso) ya que de esa manera puede advertir que existe más de una forma de clasificar un grupo de objetos. Ejemplo: entiende que las fichas pueden clasificarse por colores, por tamaños y por formas.

c) Seriación
Es el acto de arreglar los objetos en un orden secuenciado de acuerdo a un aspecto, como el tamaño, peso o el volumen.

Esta comprensión de las relaciones secuenciales permite al niño construir una serie lógica e la que A mayor que B mayor que C y así sucesivamente. A diferencia del niño preoperacional, el niño que se encuentra en las operaciones concretas puede comprender la idea de que B sea mayor que A, pero menor que C.

El niño de las operaciones concretas que es capaz de manejar la conservación, clasificación y seriación, finalmente desarrolla un sistema de pensamiento completo y muy lógico que, sin embargo, sigue vinculado a la realidad física. Es decir, la lógica se basa en situaciones concretas que pueden ser organizadas, clasificadas o manipuladas (ejemplo, pueden imaginar diferentes formas de disponer los muebles en su pieza). Sin embargo, todavía no puede razonar acerca de problemas hipotéticos abstractos que implican la coordinación de muchos hechos a la vez.

2. Lenguaje
- Pronunciación
Casi todos los niños de primero básico dominan la mayor parte de los sonidos de su idioma materno, aunque algunos les quedan por aprender. Es por ello, que a pesar de entender y ser capaces de valerse de muchas palabras, prefieren utilizar aquellas que pueden pronunciar mejor.

La entonación o el énfasis de una palabra también pueden causar problemas, ya que si el significado de una oración es ambiguo y la entonación es lo que hace la diferencia, entonces niños de 8 o 9 años pueden equivocarse.

- Sintaxis
En esta etapa adquieren logros como la comprensión y uso de estructuras gramaticales complejas, como los artículos, los adjetivos y las conjunciones.

- Vocabulario y significado
Un niño de 8 años ya posee un repertorio de palabras de entre 6 000 a 14 000 palabras, según la estimulación que haya recibido.

Tanto la etapa preescolar como escolar se ha demostrado que son etapas sensibles para el enriquecimiento del lenguaje.

En los primeros años de escuela suelen tener problemas con palabras abstractas como justicia o economía así como también es posible que tomen las cosas literalmente lo cual les impida entender los sarcasmos, metáforas y chistes en doble sentido.

- Pragmática
Es el uso adecuado de la comunicación. A los niños da la impresión de no molestarles el hecho de estar en una conversación dentro de la cual cada niño está hablando cosas distintas sin estar realmente comunicándose. Podría decirse que se escuchan entre sí cuando empiezan a tener altercados. Al final del período escolar las conversaciones infantiles comienzan a lucir como verdaderas conversaciones y las contribuciones suelen ser sobre el mismo tema.

- Conciencia metalinguistica
Esta se desarrolla aproximadamente a los cinco años, es decir, hacia el final del período preescolar. Esto quiere decir que tienen conocimientos del lenguaje mismo y están preparados para estudiar y extender las reglas que han estado implícitas, entendidas, pero no expresadas de manera consciente. Este proceso continúa durante toda la vida en la medida que en que aumenta nuestra capacidad de manejar y comprender el lenguaje.

3. Memoria
Esta aumenta bastante durante el período escolar producto del aprendizaje de las técnicas mnemotécnicas que adquieren en el colegio. Dentro de estas se pueden mencionar la recitación, asociación, elaboración, etc.



Por otra parte, el contexto escolar obliga al niño a concentrarse más en sus acciones y percepciones lo que naturalmente mejora el proceso de retención de la información tanto a corto plazo como a largo plazo.

Autores de la Entrada:
Hernández, Doris.
López, María.
Prado, Jhony.
Rodríguez, Mary.
Romero, Giovanni.